Xiaomi puso en el mercado en 2018 esta línea de terminales de altas prestaciones para competir con la gama alta de otras marcas. La estrategia consistía en sacrificar características de diseño premium manteniendo un nivel avanzado de tecnología dentro del dispositivo.

Quizá tengas la suerte de poseer un Pocophone F1. Y tal vez la desgracia de haber roto la pantalla. La buena noticia es que puedes cambiarla con tus propias manos, es un procedimiento sencillo y que puedes realizar paso a paso si sigues los consejos que te vamos a dar en esta entrada.

En Internet hay varios videotutoriales. Para superar el disgusto de ver nuestra pantalla rota el tutorial que hemos seguido es este. Antes de ponerte a la tarea míralo tranquilamente, si no te ves capaz de hacerlo igual es el momento de ir a un establecimiento a pedir presupuesto para el cambio de pantalla.

Pero si te urge cambiar la pantalla, tienes datos sensibles en el teléfono que temes que puedan acabar en manos de terceros, o, simplemente, te apetece practicar con un teléfono que dabas por perdido… adelante.

Existen pantallas de recambio para el Pocophone F1 en varias webs de Internet. En Amazon puedes encontrar esta que es la que utilizamos para reemplazar la avería en nuestro terminal, la compramos porque era la más barata que pudimos encontrar y estaba en Amazon Prime, por lo que llegó en menos de 24 horas y con todas las garantías de este servicio.

El paquete incluye todas las herramientas que necesitas para desmontar la pantalla, desde los destornilladores especiales a unas tiras de adhesivo para pegar la pantalla y dejarla sellada en todo su perímetro, nos sobraron algunas que utilizamos para fijar la batería en su sitio.

La única pega de esa pantalla de reemplazo es que trae herramientas que no necesitamos durante la sustitución de pantalla que otras que sí aparecen en el tutorial y hubiesen sido útiles para apalancar el cristal quebrado no estaban incluidas, sí aparecen en otras opciones, como esta que enlazamos aquí pero no hemos probado.

Un paso que no seguimos del tutorial es el de dar calor con un secador para separar la pantalla, el vidrio estaba tan fragmentado que apalancando un poco pudimos retirarlo sin problemas, eso sí, con cuidado de recoger cada trocito de los miles de cachos en los que se había partido la pantalla. Como puedes ver en la imagen que ilustra esta entrada, desde que se precipitó con el fatal desenlace hasta que llegó el emplazo la cubrí con celo transparente para evitar que se desprendiesen los trozos.

Una prevención importante es que estés pendiente del guardapolvo, una pieza pequeña que se encuentra entre la pantalla y el altavoz, que en nuestro caso se nos olvidó poner y encontramos sobre la mesa cuando era demasiado tarde, con la pantalla pegada, y preferimos dejar sin poner ante el riesgo de partir la pantalla nueva al despegarla.

Otra cosa que deberías añadir a tu compra de repuestos para el móvil es un protector para evitar sustos en nuevas caídas del móvil. También los tienes en Amazon, como por ejemplo este que dice ser de vidrio templado y promete protección de la pantalla ante arañazos y caídas. Todavía no hemos tenido ocasión de comprobar su efectividad, pero si llega el caso ampliaremos esta entrada para comentar el resultado.

Nada más, cuidado con los tornillos al montar y desmontar tu pantalla y a seguir disfrutando del Pocophone y sus prestaciones. ¡Y no te olvides de llevar los restos de la pantalla rota al punto limpio!